Puerto Escondido, Oaxaca, México.

Para, cierra los ojos, coge aire profundamente, poniendo atención, sintiendo como éste entra en tu pecho y lo llena de vida. Intenta visualizar como reacciona tu piel ante el entorno en el que te encuentras ahora mismo. Huele. Vuelve a abrir los ojos y da las gracias por cada color, cada forma, cada textura.

Aquí el aire está impregnado de sal, el verde gana la carrera de la escalera cromática y hay una constante brisa suave que zarandea las hojas con gracia. Los niños corren descalzos por las calles sin asfaltar, los jóvenes se pegan las tablas de surf al costado, como tesoros, y mujeres bajitas de piel tostada cargan sus cestas sobre la cabeza. Las motos pasean a cuatro personas a la vez, en la parte trasera de las comionetas se apiñan cuerpos sudorosos al regresar de largas jornadas laborales y todo parece estar en constante movimiento. No existe el orden en las carreteras, escasean las señales de tráfico y nunca estoy del todo segura de entender su circulación, sin embargo todo el mundo parece hallar su camino y el conjunto se convierte en un tablero que esconde el orden en el seno del caos.

DSCN1605

Una de las cosas que más me gusta de este lugar, para mí un lugar de paso, es la variedad cultural que puedes hallar en él. La mayoría llegan aquí atraídos por las playas y su oleaje. Jóvenes amantes del surf que vienen de todas partes del mundo y para los que Puerto Escondido es una parada más en mitad de largos viajes por todos los continentes. Gente con ganas de ver y saber. Cada uno tiene una historia que contar, un pasado matizado por detalles y situaciones especiales que enmarcan vidas completas que son bellas por su variedad. Pero lo más bonito de todo es el brillo en miradas cargadas de sueños y esperanzas, la mirada de aquel que ha visto más en los últimos meses que en los veinte años anteriores, y que se siente abrumado por la cantidad de posibilidades de las que acaba de comprender que dispone.

Yo los entiendo a todos. Supongo que me siento un poco como ellos. Nunca antes había estado tan perdida en mi vida en cuanto a mi futuro y mi estabilidad respecta, y nunca, nunca, me había importado tan poco.

Iris del Olmo.

Anuncios

4 comments

  1. noen · noviembre 12, 2014

    El ultimo párrafo es hacernos, harcerme tomar conciencia de lo mucho que corremos y planificamos para no tener el control de absolutamente nada.

    Le gusta a 1 persona

  2. maria · noviembre 12, 2014

    me encanta!!! me voy a enganchar a leerlo cada dia, y no solo porque seas tu sino pk me gusta lo k escribes y sobretodod como lo haces, se nota k as nacido para ello 🙂 te quiero sister ❤️

    Le gusta a 1 persona

  3. Vicky Romero · noviembre 12, 2014

    Después de leer todo lo escrito anteriormente, solo tengo una palabra…Increíble!!!
    Eres la mejor! 😉

    Le gusta a 1 persona

  4. El Tete de la Tata · noviembre 13, 2014

    Tataaa! Me encanta! Rebosante de sentimientos, de vida, de amor!! Sigue escribiendo y plasma tu luz en estas palabras tan bellas y verdaderas. Déjate acariciar por la brisa de la vida y siente cada soplo que te es regalado. Te quiero muchisimo!!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s