El miedo.

Un día, a mis nueve años, entré en mi casa llorando y le dije a mi madre que no quería volver a pasar una sola noche fuera de casa. Recuerdo con una viveza escalofriante el miedo que sentía. A todos nos asusta algo, y cuando somos pequeños nuestros miedos son gigantes despiadados y terroríficos que nos bloquean, nos paralizan. Siempre me he considerado una persona muy valiente, pero a lo largo de mi vida me han acompañado, como escoltas, dos grandes miedos: la soledad y el mar.

Hace veintisiete días llegué a una casa a los pies del pacífico, sola. Muy lejos de mi zona de confort y en un estado emocional muy vulnerable. Lo primero que hice fue pagar mi primera clase de surf: dos horas en el agua, en la misma playa donde dos días antes habíamos visto un pequeño tiburón merodeando. No puedo negar que tuve miedo, una fuerte sensación de inseguridad, de falta de control, pero conseguí ponerme de pie en la tabla y experimenté esa sensación de euforia que ha vuelto loca a tanta gente. Días más tarde, alquilamos un barco y navegamos mar adentro en busca de tortugas y delfines. No pudimos tener más suerte, pues los delfines, coquetos como siempre, representaron para nosotros un espectáculo en vivo de acrobacias y carreras, y una enorme tortuga asomó su cabecita en la superficie para saludarnos. Ese fue uno de los momentos de más inflexión en mi vida, pues todos empezaron a saltar del barco y a nadar junto a la enorme tortuga a más de 20 km de la orilla. Yo siempre he pensado que el valor reside en un margen de tiempo que no supera los 5 segundos. Cuando te encuentras frente a una situación que te asusta mucho, tu mente te regala 5 segundos de libertad para decidir lanzarte. Si te dejas llevar por el miedo, los pierdes. Pero si los aprovechas, si utilizas el valor que hay en ti, que vive en todos nosotros, puedes superar todo  lo que te propongas. Yo sentí que mis 5 segundos habían llegado y que era el momento de dejar atrás viejas sombras. Así que salté.

photo 5

Qué pequeños somos y qué grande es el mundo. Que diminuta me sentí en medio de toda esa extensión de mar. Nunca había experimentado nada igual. Tuve que respirar hondo y distraer a mi mente cada vez que sentía la llegada del pánico. Pero lo hice; aproveché mis 5 segundos. Cuando me subieron al barco, las manos me temblaban y tuve que sentarme y gritar. Grité con todas mis fuerzas hasta que sentí que dejaba ir algo que llevaba demasiado tiempo dentro de mí.

El miedo mueve todo lo negativo de este mundo. Es por miedo por lo que la gente mata, esclaviza, humilla y maltrata a los demás. Puro miedo. Y no hay ninguna sensación en el mundo que yo haya experimentado hasta la fecha, que supere la gratificación de sentir el valor en nosotros mismos, de soltar los miedos que nos limitan y nos impiden evolucionar. Una euforia eléctrica que corre por todo tu cuerpo y te eleva, imparable, hacia tu superación personal.

photo 4

photo 1

La soledad, tan abstracta, ha sido más complicada de afrontar. Si algo he aprendido los últimos meses, es la importancia de aprender a estar realmente bien cuando las cosas van mal, a no necesitar a nadie para sentirte fuerte. Somos seres autosuficientes capaces de superarse ante las adversidades, que no se dañan cuando la vida los golpea sino que crecen, se fortalecen y aprenden. Estamos solos por mucha gente que haya a nuestro alrededor, y al final somos nosotros mismos los únicos capaces de mediar con nuestras emociones. Solo queriéndonos y respetándonos podemos sentirnos en paz. Perdonándonos nuestros errores y creyendo en la abundancia de nuestras virtudes.

No existe miedo mayor que el valor.

Iris del Olmo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s