Mi gran primer amor

A mi gran primer amor le regalé todo lo que tenía.

Nos cogimos de la mano y caminamos juntos. Crecimos compartiendo, evolucionamos y aprendimos. En muchas ocasiones nos equivocamos y nos hicimos daño. Usamos palabras afiladas que arañan el alma de quien las escucha y apartamos la mirada cuando el orgullo desplegaba sus alas, caprichoso. Nos empeñamos, insistimos. Nos negamos. Perdonamos.

Pero sobre todo vivimos. Vivimos muchos años de felicidad mutua. Nos regalamos la alegría y el querer, la incondicionalidad. Nos protegimos de la vida entre almohadas y guerras de cosquillas. Todavía puedo sentir la presión de sus dedos alrededor de los míos en los momentos más difíciles de mi vida, cuando las piernas me fallaban pero su fuerza me sostenía. Recuerdo su dolor como mío, el desgarre de sus pérdidas. Si cierro los ojos veo los suyos, astutos y suspicaces.

Hablo del respeto y del amor. Del te elijo a ti de entre todos los demás, del no te vayas nunca y del erróneo te necesito. Hablo de no cambiar nada porque de todo aprendimos, del orgullo que sentimos cuando observamos con dulzura un trabajo bien hecho. Hablo de dar las gracias a la vida por la calidad y el roce suave.

Hoy te miro y me siento profundamente orgullosa de ti. Me siento dichosa por haber compartido mi vida contigo durante tanto tiempo. Tu amor me hizo fuerte y capaz y tu brazo me escudó de la hostilidad. No cambiaría ni un solo minuto de mi vida a tu lado.

IMG_0024

Pero la vida es caprichosa y sabia a la vez, y tiene un plan para todos del que negarnos no nos permitiría huir.

Ahora nuestros caminos se bifurcan y toca seguir por separado. Perseguir sueños propios y utilizar esa fuerza que forjamos juntos para empujarnos hacia adelante. Ahora toca desdramatizar y agradecer en lugar de lamentar. Ahora es un momento para nosotros mismos, para conocernos y valernos.

No importa dónde esté, desde allí te enviaré siempre mi amor y mi cariño. Que toda la suerte de la vida gire siempre entorno a ti. Que el mundo sea generoso contigo, que tus momentos estén llenos de gracia. Que te rodeen personas maravillosas que cuiden de ti aunque no lo necesites.

Iris del Olmo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s