San Ramón, California

WAW. 

Escribo este post desde el jardín de mi nuevo hogar, mientras el sol me tuesta la piel y una suave brisa me trae intermitentes ráfagas de olor a hoja fresca. 

Mi madre siempre dice que no debemos usar frases que nos limiten, pero ahora mismo realmente siento que no me podría haber tocado una host family mejor. Tal vez sea pronto para decirlo, pero siento que voy a ser muy feliz aquí. 

La casa es maravillosa, toda una preciosidad. Es la última de una larga calle de casitas rodeadas de jardín, y limita con un parque verde muy bonito. Esta mañana, al correr las cortinas de mi habitación, he visto a un denso grupo de chabales jugando un partido de béisbol en él. 





San Ramon es un valle rodeado de altas montañas a 30 minutos de San Francisco. A primera vista, recuerda de inmediato la bella Irlanda. Estas son mis vistas ahora mismo, desde el jardín:



Estar lejos de casa es duro, sobre todo si tienes la inmensa suerte de tener una familia tan maravillosa como la mía. Pero somos seres inteligentes y fuertes con el don de la adaptación, y viajar es un regalo que nos permite conocer y conocernos. Crecer. He venido hasta aquí para cumplir un sueño. Aprender inglés, conocer gente, descubrir el mundo y sus rincones. Comprobar que Hollywood no miente, que los jóvenes hacen fiestas en enormes casas con vasos de plástico rojo, que los cereales vienen en cajas de medio metro y que hay que llamar al 911 en caso de emergencia. 

Nunca olvidaré lo que sentí al aterrizar en el aeropuerto de San Francisco, hace dos días, a la una y media de la madrugada. El viaje fue largo y pesado, me faltaban horas de sueño y los nervios me contraían el estómago hasta sentirme fatigada. Pero ver el Golden Gate Bridge iluminado a mis pies, me emocionó hasta sentir unas fuertes ganas de llorar. Tenía miedo, no sabía si iba a gustarle a los chicos, si iba a sentirme agusto en una casa extraña, si el hecho de haberme creado tantas expectativas acerca de SF iba a conducirme a una terrible decepción. Pero no lo hizo. 

No sé qué va a pasar, no tengo manera de saberlo. Pero creo en mí y en mi suerte, y tengo todo lo que necesito para sácarle a este año todo su jugo: ganas. 

Iris del Olmo.

Anuncios

3 comments

  1. rosa · marzo 8, 2015

    Que bonitooo!!!! Me encanta!!! Cuelga mas post!!!!!!!😙

    Le gusta a 1 persona

  2. Eva · marzo 8, 2015

    Iris, com m’alegro de veure t feliç i esperançada. La teva il.lusió serà la teva força, i saber que no estàs sola.😘😘😘

    Le gusta a 1 persona

  3. Neus Domínguez · marzo 9, 2015

    Quan vulguis pots venir a veure l’Empire State als teus peus! No oblidis que tens una casa a Nova York que t’espera, així que aprofita-ho! Espero poder volar amb tu a SF per setembre, sigues feliç, i sisplau, seguim en contacte 🙂 un petó enorme princesa!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s